EL DESAFÍO DE  EVALUAR Y COMPENSAR EN EL NIVEL SUPERIOR


Posibles reflexiones para los docentes respecto de Evaluación y Compensación:

La Educación en el nivel Superior implica una organización especial cuya característica primordial es asegurar la distribución de conocimientos socialmente convalidados respecto de un área y un espacio específico del saber académico y del conocimiento científico, pero con el propósito de  formar docentes.

Ello implica que  ha de brindar a los alumnos la adquisición de competencias para insertarse  como profesionales en los ámbitos educativos  llevando un bagaje de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que le permitan " saber, saber hacer. ser con conciencia  y convivir" en el espacio de la educación general básica o polimodal, democráticamente preparados para la convivencia social cooperativa y solidaria  que se ponga en acción concertando acuerdos institucionales (P.E.I.) y curriculares (P.C.I.), así como  la formación de valores universales de respeto por el otro, por la vida y por la  libertad, valores que también se convierten en contenidos a enseñar y que, tal como lo decían nuestros abuelas, (y como en la actualidad se ha demostrado en innumerables investigaciones científicas), se da muy fuertemente a través del modelaje:

O sea la presencia de un docente que evidencia cotidianamente su deseo, su vocación, su pasión por enseñar, porque está convencido que la Sociedad en su conjunto,  solamente puede transformarse a mediano y largo plazo a partir de la educación.

                                                               De hecho, cada profesorado,  como institución educativa, debiera convertirse en  una "institución que aprende", en un espacio de trabajo y construcción grupal e individual para alumnos y docentes; en un centro de recursos que hábilmente gestionados y planificados posibilitarán apropiarse de los contenidos curriculares vigentes.

Para que esta apropiación sea eficiente y eficaz es esencial que los instrumentos de planificación y evaluación resulten pertinentes para optimizar las potencialidades enseñantes y aprendientes desde un P.E.I. (Proyecto Educativo Institucional), que de alguna manera  se transfiere a los proyectos de cada espacio y cada perspectiva curricular.

Por ello, a partir de los nuevos diseños curriculares de Superior y de la documentación respecto de las formas de evaluación vigentes (Resolución nº

7.360 /99) se hace imprescindible compartir criterios pedagógicos que consideren las relaciones imprescindibles entre el diseño y el desarrollo curricular sobre todo a partir de  la evaluación que realizamos. 

Dicha evaluación  implica un proceso dinámico de auto- evaluación, co-evaluación con los pares y los propios alumnos para la  revisión de

estrategias de enseñanza, de selección de contenidos, de aprendizajes logrados y  el aprovechamiento de todos los recursos y posibilidades que la Institución nos brinda.

Pensar así  implica revisar en primera instancia qué se entiende por EVALUAR, y quiénes  están inmersos en el juicio de valor que se expresa, cuando se decide la promoción y acreditación  de los alumnos.

El proceso de evaluar atraviesa los procesos de enseñanza y de aprendizaje de manera tal, que si se analizara y modificara en profundidad la idea de evaluar se modificarían sustancialmente los procesos de intervención de los docentes.  (Camillioni Alicia).

Resulta esencial que revisemos participativamente  un plan de  evaluación que no resulte contradictorio con la idea de enseñar y aprender que sustentamos desde el proyecto educativo institucional  a la cual pertenecemos.

La autoevaluación, la co-evaluación institucionales en relación con las competencias de los alumnos a partir de un diagnóstico de situación inicial que permita reconocer los problemas  y origine el P.E.I., indicará si realmente existió una certera relación entre las metas del proyecto institucional y las necesidades y posibilidades que presenta la  comunidad educativa que atendemos. 

PLAN DE EVALUACIÓN 

Fundamentación: 

Cuando evaluamos al alumno necesariamente nos estamos evaluando como docentes, estamos revisando qué estrategias debemos modificar para que los alumnos "compensen" aquellos contenidos no construidos en el momento oportuno, cuáles fueron las debilidades y los obstaculizadores que impidieron   despertarles el interés por aprender. Y si estos obstaculizadores provienen de niveles anteriores, las decisiones institucionales permitirán "compensar" situaciones de carencia, no para desaprobar o desestimar al alumno sino para plantearse situaciones de compensación.

Revisar estos aspectos que hacen a la enseñanza y a los propios procesos de evaluación y de compensación que preveremos, INTENTA estar  evaluando la  evaluación, lo que implicará un proceso metadidáctico y metaevaluativo. 

Para lograr una verdadera evaluación en proceso y formativa (lo que no quita que también realicemos cortes para breves evaluaciones sumativas), deberemos observar aspectos referidos a lo actitudinal, tanto desde la postura enseñante como desde la de los alumnos, puesto que la enseñanza de valores, actitudes y hábitos suele darse con más fuerza desde la acción de modelaje: cuando el aula  se convierte en un espacio flexible y dinámico, de trabajo grupal, de exposiciones abiertas a la pregunta y al diálogo en el cual se fomenta la autonomía al mismo tiempo que el respeto por los otros y por la diversidad, sin perder de vista en ningún momento la calidad académica de los conocimientos que se brindan, podemos decir que se "compensan " los aprendizajes deficitarios desde el primer día. 

La  Evaluación  es una tarea institucional: una tarea compartida.

           Si consideramos, tal como se hace en el debate pedagógico didáctico contemporáneo, que el proceso de  EVALUAR  atraviesa toda propuesta de enseñanza y de aprendizaje, será necesario revisar qué entendemos por evaluar y de qué manera este concepto ha sufrido transformaciones en todos los ámbitos sociales y especialmente en el ámbito educativo.

Habida cuenta que evaluar implica el proceso de enseñanza tanto como  de aprendizaje y los objetos de conocimiento que circulan en el aula, es una oportunidad para  intentar la posibilidad de los docentes de repensar   estrategias de evaluación, lo que implica necesariamente  revisar sus formas de intervención y de diseño didáctico como tarea institucional.

 El propósito es discutir y revisar qué, para qué  y cómo evaluamos, de qué manera los resultados y los procesos que evaluamos permiten nuestra propia evaluación, la co evaluación y la metaevaluación (evaluación de la evaluación).

·        De qué manera la evaluación puede convertirse en una herramienta para modificar la realidad y mejorarla, o solamente es un instrumento de constatación que después no se utiliza para resolver situaciones de desaprendizaje.

·        En qué medida las operaciones del pensamiento se ponen en juego en la evaluación o solamente nos permiten confirmar información imposible de posibilitar la resolución de situaciones problematizadoras.

·        De qué manera se consideran y atienden las etapas evaluativas  y sus  diferentes  modalidades: diagnóstica, sumativa, formativa, acreditativa, holística, normativa, idiográfica y otras. 

El trabajo de evaluación implica además la construcción de instrumentos diferentes, algunos cuantitativos, otros cualitativos, pero acordes al objeto de conocimiento a evaluar y a los propósitos que se plantea el docente.

La autoevaluación y la coevaluación son indispensables en el nivel superior, así como las múltiples oportunidades en las cuales el hecho de la meta-evaluación (evaluar la evaluación), se hace imprescindible en la tarea cotidiana.

Conocer además las formas de evaluación macro y micro, así como los criterios de confiabilidad, validez, posibilidad y utilidad de los instrumentos de evaluación permite  el análisis de las expectativas de logro programadas tanto como de las competencias que se ponen en juego  en el aprendizaje de los sujetos.

Bibliografía:

 

LITWIN,Edith: CONFIGURACIONES DIDÁCTICAS. (1997). PAIDÓS EDUCADOR. BUENOS AIRES.

 ·        Alastuey, Silvia Margarita " Grupos operativos y técnicas participativas" Editorial    Siemens Ocampo. Buenos Aires. 

·        Alastuey, Silvia Margarita " Aula taller: Técnicas de estudio y expresión". Edición de la autora. Buenos Aires. 

·        Bertoni A., Poggi M. y Teobaldo M. “Evaluación: nuevos significados para una práctica compleja” Editorial Kapelusz.-1997 

·        Camilloni, A. "La evaluación como una operación de construcción y de comunicación de un juicio de valor". Editorial Novedades Educativas. 1995 

·        Camillioni, Alicia; Celman Susana; Litwin Edith; Palou de Maté Maríau del Carmen.    "La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo".

(1998) Paidós. 

·        Ontoria,  A.: "Mapas conceptuales" (una técnica para aprender).  Edic. Narcea, 1994. 

·        Resnick, L. y Klopfer L. "Curriculum y cognición" Aique 1996 

·        Seminario Nacional: “Evaluación de proyectos escolares innovadores en el marco de un programa nacional.-Construcción de criterios e instrumentos” Bs. As. 1995

·        Textos de actualidad en revistas  y periódicos .- 

·        Vargas y Vargas Laura- Bustillos Graciela " Técnicas participativas para la Educación Popular". Tomos I y II Editorial Humanitas Buenos Aires. 

Propósitos: 

Que los docentes puedan:

·        revisar  sus estrategias de evaluación, lo que implica necesariamente repensar sus formas de intervención y de diseño didáctico como tarea institucional.  

·        reflexionar sobre las teorías de enseñanza y de aprendizaje que subyacen a toda práctica evaluativa. 

·        desmitificar el concepto de evaluación. 

·        reconstruir el concepto de compensación. 

·        analizar la conducta humana del sujeto que aprende desde una perspectiva integral que considere la relación entre las competencias adquiridas y las expectativas de logro enunciadas.

·        habituarse a la auto, co  y meta evaluación como formas comprometidas de trabajo docente. 

PONGÁMONOS EN LA TAREA DE DISEÑAR JUNTOS SITUACIONES PROBLEMATIZADORAS QUE  SE CONVIERTAN EN UN RETO COGNITIVO... EN UN DESAFÍO AL PENSAMIENTO, QUE GENEREN PLACER EN LA TAREA GRUPAL E INDIVIDUAL... Y EVALUEMOS Y AUTOEVALUÉMONOS, PARA OBSERVAR QUÉ SUCEDE EN ESAS CIRCUNSTANCIAS.

Material elaborado por Silvia M. Alastuey.

Psicopedagoga.

Profesora en Ciencias de la Educación.

Postgrado en Psicología del Aprendizaje. 

Directora del nivel terciario del Colegio Modelo Lomas.

Belgrano 55 .- Lomas de Zamora.- 

Obra en la Biblioteca del Colegio Modelo Lomas, Nivel Terciario el documento completo impreso y en diskette, para consulta de profesores de todos los niveles y alumnos de superior.

Flores 138 Temperley (1834)

asilvia@ciudad.com.ar