Educación para Adultos 


     Definimos la educación como un proceso esencialmente humano pero la expresión se hace extensible al concepto de “acto educativo” o más aún al de “acción educadora o educativa”.

Acción educativa es la ejercida sobre el ser en su proceso de transformación y por ende no es permitido hablar de una educación o acción educativa familiar (ejercida por la familia); una educación escolar (ejercida por la escuela); una educación institucional y una educación para adultos.

Llamamos educación para Adultos a la que se brinda a un lector de la sociedad que concurre a las llamadas Escuelas para Adultos y Centros, con el objeto de continuar, especializar, su proceso de desarrollo o persiguiendo múltiples fines u objetivos; desde una capacitación profesional hasta un aprovechamiento inteligente del tiempo libre.

En la misma forma que consideramos que el niño no es un adulto pequeño, sino que es un ser con naturaleza, estructura, intereses y características propias, la educación para adultos no puede entenderse como un traslado de la educación brindada en las escuelas a otros centros de realización sistemática.

La educación para Adultos está destinada a una población realmente singular, con características, estructuras e intereses propios. 

Educación Permanente

La educación permanente es el perfeccionamiento integral y sin solución de continuidad de la persona humana desde su nacimiento hasta su muerte.

Sus fines son capacitar al hombre para comprender y superar los problemas biológicos, psicológicos, sociales, económicos en un momento que le exige permanente renovación.

Sus objetivos propenden al mejor aprovechamiento de los recursos humanos a través de una formación inicial y una educación profesional periódica.

Se intenta crear o desarrollar en el hombre las aptitudes y la capacidad para llegar al logro de su autoeducación continua.

Se busca desarrollar el pensamiento lógico y crítico y la capacidad de creación e inventiva, para facilitar un compromiso con su tiempo y una proyección hacia el futuro.

El sentido dinámico que tiene la educación permanente implica la necesidad de una transformación de los organismos y la creación de otros,, oficiales y no oficiales, dedicados específicamente al problema.

El avance acelerado de las investigaciones científicas y técnicas y sus aplicaciones en la vida práctica determinan la necesidad de una Educación Permanente para dar una respuesta efectiva a las exigencias del ser en su proceso de desarrollo en  relación con la época.

Es necesario lograr la participación activa del hombre en la creación y goce de los bienes y la cultura, en el lugar y en el tiempo en que le toca vivir. 

Educación permanente y desarrollo nacional

La educación permanente se convierte en el nexo integrador del desarrollo de la nación en la medida que fortalece, da sentido a la responsabilidad social y a la vez perfecciona en proceso continuo, los recursos humanos, aptos para concretar los objetivos de la sociedad-nación. La grandeza de cada país está en relación directa con el grado en que cada uno de sus habitantes puede desarrollar su capacidad de análisis, interpretación y realización creadora. Ello obliga al Estado a asegurar una igualdad de oportunidades educativas para todos los habitantes y el suministro de recursos necesarios para lo que debe ser la gran empresa nacional de la educación.

Se debe educar permanentemente:

§         Para la realización personal con miras a la convivencia social y la producción de bienes y servicios.

§         Para el mejoramiento y jerarquización de las relaciones laborales.

§         Para el mejor ejercicio de la actividad profesional y fundamentalmente para integrarse en un orden de valores culturales enriquecidos por el arte, la ciencia y la tecnología. 

Educación permanente y desarrollo comunitario

El hombre es a la vez sujeto y objeto de su propio desarrollo de la comunidad a la que pertenece, mediante su participación activa, reflexiva y responsable, constante y permanente, en el proceso dinámico de la comunidad local, regional, nacional e institucional.

La educación permanente constituye un medio de movilización de todos los sectores, utilizando con sentido práctico y general los medios de comunicación masiva. El desarrollo de la comunidad será un proceso integral tendiente a la superación del hombre, como ser individual y como miembro de un grupo, siempre que la participación sea un hecho y no un mero enunciado, no dejan de ser considerados los grupos marginados que al presentar problemas disímiles deben ser objeto de trabajos de investigación  a fin de lograr la transformación de estructuras, accediendo a su elevación. 

Educación personalizada

Entendemos que el proceso de transformación humana, si bien participa de los caracteres generales de un desarrollo biosicológico, adquiere por razones de identidad, una naturaleza o estructura individual o personal.

Cada ser humano es “una persona” y su realización en la vida está signada por sus aptitudes personales, sus condiciones inherentes, que lo caracterizan y muy especialmente en el orden temperamental.

La existencia de “grupos a educar” participa en algunos casos de caracteres comunes, similar desarrollo psicológico, cocientes intelectuales semejantes o de término medio equivalente para cada ser.

También es comprobable que cada ser:

§         Está dotado de ciertas condiciones inherentes a su personalidad, redacta con facilidad, crea imágenes, pinta en forma singular, razona, deduce con notable precisión, sintetiza o analiza arma  construye, etc.

§         Siente con mayor o menor intensidad el color, el sonido, que de acuerdo a sus posibilidades lo goza o perturba.

§         Se interesa o no por los descubrimientos científicos, los aspectos programáticos o de utilidad, el rendimiento económico de ciertas actividades a cumplir.

§         Aprehende con facilidad valores estéticos o éticos o no logra internalizar y tomar posiciones en relación con ellos. 

La problemática de base reside en la falta de un diagnóstico individual-inicial. Esto permitirá al educador no recibir en su actuar a “un desconocido” sino a un “ser a conocer”. 

Educación Popular

Entendemos por educación popular la educación para el pueblo.

El adulto responde cuando se satisfacen sus intereses y estos están estrechamente ligados con su ambiente.

Participa de carácter de “adulto” tanto el adolescente que concurre a estas escuelas para completar el ciclo primario, cumplido en forma incorrecta, como el adulto propiamente dicho, que por circunstancias socio-económicas es un analfabeto así como el extranjero que quiere ambientarse a nivel nacional.

Las escuelas para adultos toma todos estos elementos –que son pueblo- para realizarlos como personas, como seres únicos, con dignidad, autonomía y apertura hacia las realizaciones posteriores. 

¿Como es el alumno-adulto?

Para facilitar una mejor discriminación de sus características los dividimos en tres grupos de acuerdo con su edad:

§         15 a 25 años

§         25 a 45 años

§         más de 45 años 

Esta clasificación es totalmente convencional, flexible y provisoria. La intención es facilitar al educador de adultos un conocimiento lo más aproximado posible de la realidad con que se hallará en sus tareas.

 A.S.M. Hely, dice, “las necesidades y los intereses educativos de los jóvenes y de los adultos son totalmente distintos y no deben confundirse.

El adulto pertenece al mundo social que genera las pautas y los modelos del aprender y del saber. Su ignorancia o su no saber lo marginan, en el fondo, de sí mismo. El adulto ha ido desarrollando una serie de estrategias de aprendizaje para resolver las situaciones problemáticas.

El adulto aprende desde un proyecto vital individual e inserto en proyectos ideológicos sociales (normas y valores) más o menos explícitos. 

En el adulto, el deseo de saber, de aprender, está siempre diferenciado y fuertemente condicionado por su historia individual y social. 

La educación es la formación o desarrollo del hombre por medio de una influencia exterior consciente o inconsciente y por un estímulo que suscita en el ser una voluntad de desarrollo autónomo conforme a su propia ley. 

 Bibliografía:

§         Pedagogía general de Ricardo Nassif.

§         Seminario de Educación Permanente. 

Prof. María Celia Covelo

celiacovelo@yahoo.com

San Lorenzo 3677

                                      (1636) OLivos