Un nuevo enfoque para la enseñanza de la Matemática


 La enseñanza de la matemática en la escuela ha sido y es fuente de preocupaciones para padres, maestros y especilistas.

A pesar de los variados recursos didácticos utilizados, el acceso de los niños al sistema de numeración se constituye en un problema.

Los niños no comprenden las reglas que regulan nuestro sistema de numeración decimal-posicional, lo que inevitablemente ocasiona luego dificultades en la operatoria ya que no logran visualizar la relación existente entre la organización del sistema y los algoritmos convencionales de las operaciones.

Se ha trabajado en la materialización de los agrupamientos, pero los resultados distan de ser los esperados ya que la relación entre dichas agrupaciones y la escritura numérica sigue, en muchos casos, sin ser comprendida por los niños, así como la utilización de colores y figuras representando unidades, decenas y centenas. Nuestros niños terminan siendo expertos agrupadores de fósforos y decodificadores de colores y formas pero el problema que nos convaca continúa sin ser resuelto.

Creemos importante tener en cuenta que ya que la numeración escrita existe no sólo dentro de la escuela sino también fuera de ella, los niños elaboran conocimientos acerca de este sistema de representación desde mucho antes de ingresar a la E.G.B. Es un producto cultural, objeto de uso social cotidiano que se les ofrece desde las páginas de los libros, calendarios, publicidades, direcciones, reglas, etc. Esto trae como consecuencia que las competencias numéricas de los niños sean sumamente heterogeneas, lo cual sugiere por un lado la necesidad de proveer a los maestros de herramientas para diagnosticar estos niveles y por el otro, de propuestas para la enseñanza que les permitan asegurar a los niños los niveles de aprendizaje deseados.

La didáctica de la matemática ha hecho importantes avances en los últimos años, en el estudio de los procesos de enseñanza y  aprendizaje de los diferentes contenidos de esta ciencia particularmente en situaciones escolares, determinando condiciones didácticas que permiten mejorar los métodos y los contenidos de enseñanza asegurando en los niños la construcción de un saber vivo y funcional, suceptible de evolucionar y que permita resolver problemas dentro y fuera del aula.

Los C.B.C. adhieren a este enfoque a partir de las demandas del mundo contemporáneo, buscando el desarrollo individual y social de nuestros alumnos.

Dicho enfoque se hace más evidente en los últimos dos bloques del capítulo de matemática referidos a procedimientos y actitudes relacionados con el quehacer matemático. Estos aspectos muestran que la  matemática  no es solamente un conjunto de conceptos y mecanismos a seguir, sino también una forma de producir y de pensar, debiendo ser concebida la actividad matemática en el aula como la producción, el análisis y la confrontación individual y grupal  de respuestas en un clima de placer por enfrentar el desafío y constancia en la búsqueda de la mejor respuesta posible.

Según esta propuesta, el trabajo que se deberá proponer deberá basarse en generar entre los niños dicusiones acerca de los números (cómo se escriben, cómo se leen, etc.), creando condiciones en el aula para que puedan reflexionar y sistematizar sus conocimientos acerca del sistema de numeración.

Se deberán plantear situaciones de trabajo individuales y grupales donde al enfrentarse los niños con “problemas”con números, deban utilizar sus conocimientos y poner  a prueba sus hipótesis, probando, desechando y retomando caminos. La comparación entre sus escrituras y las formas en que aparecen en la realidad, las intervenciones docentes, las discusiones entre pares, constituyen situaciones en las que surgen permanentemente conflictos cognitivos y progresos en las ideas.

Deberá instalarse en el aula permiso para discutir, refutar ideas,explicar y  defender las propias, aceptando el error propio y ageno.

 Los juegos, problemas y ejercicios deberán presentar a los números en situaciones variadas, valorizando las concusiones a las que día a día se va llegando para poder ser retomadas en contextos diferentes. (Leer y escribir números, comparar números y sus valores, situar números en distintas posiciones, modificar el orden, etc.).Se trata de enfrentar a los alumnos a situaciones que evolucionen de manera tal que el conocimiento que se desea que aprendan sea el único (o más eficiente) medio para controlar dicha situación.

Este tipo de situaciones no se encuentra frecuentemente al observar clases organizadas de una manera tradicional, en las que el maestro provoca, recibe, corrige e interpreta todas las respuestas de cada uno de sus alumnos. Además,  la gestión de estas situaciones por parte del docente es difícil, en la medida en que implica el abandono de prácticas fuertemente arraigadas en su quehacer cotidiano.

Es necesario obtener el asesoramiento y capacitación docente y/o directiva para una implementación gradual y eficiente del enfoque y su aplicación en el aula.

Será la comprensión acertada del modelo la que permitirá que este sea llevado a cabo con éxito.

  Grupo E.S.E

Experiencia en Servicios Educativos