SEGURIDAD, JUEGOS Y NATACIÓN


En este comentario no van a encontrar las normas de seguridad que debe  tener una piscina, dejaremos de lado la parte civil y edilicia para abarcar la seguridad del niño dentro del medio acuático, es decir, que nos ajustaremos a la práctica y contacto del niño con el agua. La seguridad es un sentimiento y de ese sentimiento de seguridad alimentaremos al niño en este medio tan agradable para la práctica de actividades recreativas y placenteras. 

A medida que pasan los años se crean nuevos métodos de aprendizaje de las técnicas de nado, que nada tiene que ver con el inicio a las experiencias dentro del medio acuático, hoy sabemos que el niño se inicia dentro de la práctica acuática desde el momento en que cae su cordón umbilical junto a un adulto guía que en la mayoría de los casos son sus padres, tíos o abuelos.

Desde este comienzo no sólo ambientamos al niño al medio acuático, sino que además le brindaremos la seguridad y confianza de nuestro sostén, el sostén que ejecutamos con muestras manos. Entonces podríamos decir que la seguridad dentro del agua comienza con nuestra capacidad de sostener conjuntamente con las tomas del bebé o niño.

Una toma bondadosa brindará el sostén necesario para que el niño se desenvuelva con total tranquilidad, accionando dentro del medio. Una toma pobre dificulta el contacto del adulto con el niño ocasionando reacciones en vez de acciones dentro del agua.

Resumiendo lo dicho anteriormente, concluyo que la primer norma de seguridad dentro del medio acuático es el sostén del adulto guía y del profesional especializado.

Entonces cuál sería la siguiente norma de seguridad dentro del este medio, esta sería el agarre a un borde de la piscina. Para lograr esto es necesario trabajar desde el centro de la piscina hacia el borde, es decir, que la llegada sea el borde cuando tenemos como objetivo que el niño se cuelgue de él. Muchas veces se hace difícil que el niño se agarre del borde porque estos son muy anchos y sus pequeñitas manos no logran tomarlo, igualmente se debe estimular esta acción con el apoyo de la mano del niño sobre el borde. También podemos estimular el agarre con bastones, sogas o elementos similares que ayuden a tomarse y también que ayuden a trepar.

Una acción que se debe permitir, si está controlado por el profesor, es salir de la piscina trepándose por el borde, sería ilógico enseñarle al niño a agarrarse del borde y que no sepa treparse de él para salir de la piscina como una norma de seguridad.

Entonces hasta aquí tenemos unas cuantas normas de seguridad, el sostén del adulto, salir desde el centro de la piscina hacia el borde y treparse del mismo. Todo esto conjuntamente con la ambientación dentro del medio, la respiración, la flotación y la propulsión que hacen a un mejor desenvolvimiento dentro del agua. Además es de suma importancia trabajar el equilibrio estático y dinámico para lograr una mayor seguridad, confianza y autoestima en el niño.

También la seguridad dentro del agua esta dada por la ubicación del profesor con respecto a niños que ejecuta la actividad y del grupo. Si en el grupo hay un solo profesor este indiscutiblemente deberá entrar al agua con los niños y trabajará dentro a la altura de los niños y por momentos, según la actividad puede trabajar parado para tener una visión general del grupo. Si hay dos profesores en la piscina, ambos deben estar dentro del agua uno parado y el otro a la altura de los niños, pueden ir cambiando los roles. Siempre, en cualquiera de los dos casos un profesor debe estar ubicado en el lugar de mayor dificultad. Nunca se deben ubicar de espalda al grupo, desde este concepto se deben armar todos los juegos para que en todo momento el profesor pueda ver a todo el grupo.

ALGUNOS CONCEPTOS Y DEFINICIONES. 

El holding, palabra utiliza por Winnicott en un libro dedicado a las madres, citado por Patricia Cirigliano, lo denomina como la capacidad que tiene una persona de sostener al otro.

Y específicamente, qué sería el sostén dentro del agua. Es el apoyo, el apoyo del adulto que le da al niño la seguridad de ser mantenido o sustentado. La toma del adulto se convierte en la ayuda, el amparo y la protección del niño. Si la toma del adulto es generosa y segura el niño se podrá afirmar y defender dentro del medio acuático con total soltura de su tono muscular y afectivo.

El holding nos da la pauta de que en el agua hay un gran componente afectivo, por eso es necesario que el profesor entre a la piscina con los niños para brindarle es apoyo o sostén cuando este lo requiera.

El equilibrio: la vivencia del control del equilibrio es importante para aumentar la conciencia corporal, el conocimiento de los segmentos corporales, momentos de estabilidad o de pérdida del equilibrio.

Las sensaciones kinestésicas son importante fuentes de información siempre presentes en los juegos de equilibrio. Los juegos de equilibrio también son ricos en aportes direccionalidad, la orientación en el espacio y el ritmo.

Pero cabe destacar la gran participación emocional que brindan estos juegos  como el de saber que el niño al estar equilibrado significa para él el autocontrol de esa situación, la seguridad de que no se va a caer y la confianza de que si se cae se puede recuperar para re-equilibrarse o para llegar hasta un lugar seguro de la piscina.

La seguridad: esta dada por la protección, una persona que se siente protegido va a estar seguro de su andar por la vida, un niño que se siente protegido en el agua va a estar seguro cuando juega en ella. Entonces qué es sentirse seguro: es sentirse libre y exento de todo daño o riego, como estar a salvo. Para ello hay que enseñarle al niño como protegerse dentro del agua, como estar seguro tomándose de un borde y como ser libre dentro de la piscina por que hay un adulto o profesor que vela por su seguridad.

EL JUEGO Y SUS SIGNIFICADOS

En este relato no voy a ahondar sobre las tomas y sostén porque ese sería un aprendizaje del profesor o el adulto guía para la practica de estimulación acuática para bebés y lo que yo quiero expresar aquí son juegos de seguridad para niños que ya se manejan dentro del agua sin un adulto guía y especialmente me dirijo a niños que no pasaron por la natación para bebés.

El juego es definido por la mayoría de los autores como un “hacer como”, y a lo largo de la evolución y desarrollo del ser humano el juego va tomando diferentes significados según la edad de cada individuo y su estadio biológico en que se encuentre.

Desde la biología el juego se lo considera como una puesta en práctica de funciones importantes para la vida, como estimulante para el crecimiento y desarrollo del individuo.

Desde la Sociología, el juego es un descanso, un recreo para el organismo y el espíritu, una postura más inclinada hacia el uso y empleo del tiempo libre.

Desde la Psicología podemos ver la evolución del juego en cada período descripto por Piaget, en primer lugar el juego funcional que abarca el período sensorio motor, el juego simbólico o de dramatización que se instala definitivamente en el período pre-operatorio o intuitivo, luego el juego constructivo que también abarca el período pre-operatorio y el juego reglado que abarca el final del período pre-operatorio y del operatorio en adelante.

Desde la antropología, se habla de una forma peculiar de existencia humana, el homo ludens, es decir el hombre que juega al igual que ama o que trabaja.

Para la iniciación acuática el juego tiene una importancia fundamental porque a través de él podemos lograr del niño un ser integrado desde el punto de vista de las cualidades físicas, desde lo social y emocional. 

Desde el punto de vista funcional las actividades acuáticas desarrollan un mejor condicionamiento cardiorespiratorio y una de la cualidad física más capacitada es la resistencia aeróbica. Y a través de los juegos de seguridad y equilibrio podremos fomentar en el niño estabilidad emocional, un niño seguro y confiado en sí mismo.

También hay un aporte desde la Educación Física en la clasificación de juegos, por ejemplo, según el momento de la clase (juegos de iniciación), según el lugar (juegos al aire libre), según su formación (juegos en hileras), según sus objetivos (fisiológicos), según la cantidad de participantes (juegos masivos) y muchos más y yo agregaría según el ambiente o medio, como en este caso trabajamos en el medio acuático tendríamos dentro de su clasificación de juegos, juegos de seguridad.

Qué ayuda a la seguridad de los juegos dentro del agua, en primer los elementos, sabemos que hay elementos que la refracción del agua no los puede mover por su peso y elementos que son inestables como las colchonetas, la profundidad de la piscina, la ubicación del profesor, recuerde que este siempre se debe ubicar en el lugar donde el juego o la actividad presenta mayor dificultad para los niños y algo muy importante que también brinda seguridad dentro del agua son las experiencias vividas por el niño dentro de este medio en edades tempranas, también brinda mayor seguridad que los niños pasen de a uno cuando realizan actividades muy dificultosas, esto aumenta la confianza del niño al saber que su profesor esta muy atento a él. Es  importante que los recorridos fuera del agua, cuando se organiza un juego, sean cortos para que los niños no se resbalen  y en lo posible si la actividad no requiere salidas de la piscina que los niños permanezcan dentro del agua como condición.

Pasare a describir algunos juegos de seguridad que incluyan el agarre y equilibrio dentro del agua, que pueden ser totalmente modificables según el gusto de cada profesor, según los materiales, las condiciones de su piscina y el grupo humano al que va destinado el juego.

JUEGOS DE SEGURIDAD.

1) Nombre del juego: “La roticería”.

Elementos:  un bastón.

Objetivo: que el niño comprenda el agarre del bastón y del borde como elemento de seguridad y estabilidad dentro del medio.

Edad: este juego se logra con niños de 3 años, pero con edades mayores como 5 o 6 años se crean más expectativas porque hay un mayor número de niños en el juego.  

Este juego también se lo conoce como “El rey de las comidas”, pero en este caso le agregamos una variante.

El juego consiste en que el profesor con un bastón que sería el mostrador les va a vender comidas a los niños nombrando la primera sílaba de la comida que les  va a vender por ejemplo: “mi, mi, mi, milanesa” dirá el profesor cuando el niño adivine la comida. Entonces el niño que adivinó se tomará del bastón y el profesor lo llevará a dar una vuelta, pero antes de que termine esa vuelta todos los demás niños deberán colgarse como monos del borde, el mejor niño agarrado como mono tendrá derecho a dar una vuelta con el profesor tomado del bastón. 

 

2) Nombre del juego: “El mono maquinista”.

Elementos: el borde de la piscina.

Objetivo: que el niño aprenda a tomarse del borde y a trasladarse sobre el mismo.

Edad: a partir de los 3 años. 

Todos los niños formaran un trencito tomados del borde, el primer niño será la máquina que guiará a todos los niños por el recorrido marcado por el profesor los niños que se suelten o se caigan durante el recorrido pasarán al ser el vagón final y cada niño que se cae será un punto para el maquinista. Cuando termina el recorrido otro niño será el maquinista y así seguirá el juego hasta que todos los niños sean maquinistas. 

Variantes: en medio del recorrido se podrá poner una o varias estaciones que impliquen ir desde el centro hasta el borde de la piscina y así continuar el recorrido dificultando las acciones para el agarre. También se irán cambiando las distancias, los recorridos, las estaciones como así también las profundidades. 

 

3) Nombre del juego: “Los trapecistas”.

Elementos: un trapecio al que se le pueda regular la altura con respecto a la superficie del agua con una soga adicional para que el profesor pueda controlar el recorrido del elemento.

Objetivo: que el niño logre una correcta toma para suspenderse en el elemento el mayor tiempo posible.

Edad: a partir de los 3 años. 

Los niños pasaran de a uno por el trapecio, se colgaran de él con toma palmar. El juego consiste en que cada niño es un trapecista de un circo al cual le pondremos un nombre, invitaremos a pasar a cada trapecista al cual le asignaremos un nombre artístico.

El objetivo sería que cada niño este colgado el mayor tiempo posible y que en su caída al agua se recupere y nade hasta un borde que sería la jaula de los monos para que se agarre.  

Atención: En este juego hay que tener mucho cuidado con la altura del trapecio con respecto al agua, recuerden que este juego por su condición es muy probable que se ejecute en la parte profunda de la piscina, entonces si sumamos la altura del trapecio más la profundidad de la piscina puede producir en algunos niños vértigo, porque la profundidad equivale a un precipicio pero en este caso con agua. Para saber a que altura colocar el trapecio solo hay que preguntarle a los niños y ellos nos dirán cual es la distancia que debe tener el trapecio con respecto al agua. En cualquier juego que haya que poner una distancia, la distancia justa va a estar dada por los niños, ellos saben si pueden cumplir o no con ese recorrido. 

4) Nombre del juego: “El Pirata Lucero”.

Elementos: colchonetas de goma eva o material similar.

Objetivo: que el niño logre vivenciar el equilibrio a través de un elemento móvil.

Edad: a partir de los 3 años. 

Todos los niños tendrán una colchoneta (y una que sobre) que será un barco en el cual guardan sus tesoros, un niño será el Pirata Lucero.

El juego consiste que a la orden del profesor todos los niños deberán cambiar de barco y en el transcurso del intercambio el Pirata tomará a un niño que pasará a ser el nuevo Pirata Lucero. Para que cada niño logre salvarse del Pirata deberá subir a la colchoneta y lograr la quietud de su barco.

En este juego el profesor deberá estar atento de que las colchonetas no se den vuelta y los niños queden atrapado bajo ella. 

Variantes: la orden de cambio podrá ser el color de algunas de las colchonetas para lograr más de un niño por barco, también se podrá variar la cantidad de niños que deben ocupar cada barco.   

 

5) Nombre del juego: “El puente se cae”.

Elementos: colchonetas de goma eva o material similar y pelotas o algún otro elemento que flote.

Objetivo: que el niño logre el equilibrio estático y dinámico con elementos para transportar.

Edad: a partir de los 3 años.

 

Se formará un puente con las colchonetas que llegue de un borde al otro o que termine en el borde. Alrededor del puente se colocaran las pelotas que los niños, que pasaran de a uno, deberán juntar antes del que el puente se caiga y depositarla en el otro borde.

La consigna sería que a la señal del profesor sale el niño y avanzando por el puente se detendrá a juntar la mayor cantidad de pelotas y cuando el profesor anuncie que el puente se cae, el niño deberá abandonar el puente llegando hasta el otro borde.

Si el niño se cae al agua deberá dejar las pelotas tomadas y esperar un nuevo turno. Cada niño sumará un punto por pelota.

El profesor deberá estar atento que las colchonetas no se den vuelta y sostenerla para que no se escapen y el niño pueda hacer equilibrio.

Este juego es importante jugarlo en un espacio un poco reducido o delimitado por andariveles para que los elementos flotantes no se esparzan por toda la piscina. 

Variantes: cada niño deberá juntar un determinado color de pelotas, a pesar de que pasan de a uno podrán juntar pelotas para un mismo grupo, determinar el número de pelotas que deben juntar por pasado (el número mínimo o máximo que puedan juntar). Según el color poner un valor distinto a la pelota.

 

Erina L. Rossi.   Profesora de Educación Física.

BIBLIOGRAFÍA. 

 

CAPASSO, D. “Chicos en acción”. Dimar Editora S. A. 1995. Argentina. 

CIRIGLIANO, P. “Iniciación acuática para bebés”. Paidos Educación Física. 1991-1993. Argentina. 

CIRIGLIANO, P. “Juegos gimnásticos para padres e hijos”. Paidos Educación Física, Gimnasia. 1986. Argentina. 

ROSSI. E. “Proyecto de iniciación acuática para bebés”, apuntes. 1998.

VOLVER